1 abril, 2022

El arte de editar

En el mundo editorial existen numerables roles, uno de los más resonados es el autor, protagonista en la creación de historias, pero quien le da el sentido al texto finalmente es el editor. Como dice Mario Muchnik, “los escritores sin editores no existirían”.

Esa pasión por la edición comando la vida de Mario, editor, traductor, escritor y fotógrafo argentino; tras su muerte ocurrida el pasado 27 de marzo, dejó un gran legado para el sector editorial. Por eso, hoy recordamos cómo se ve el panorama editorial en Latinoamérica desde los ojos de Muchnik. 

Para él, un editor debía tener un excelente olfato, o mejor buen ojo, para acertar en el gusto o receptividad del lector, un ejemplo en su carrera fue “De parte de la princesa muerta” de la autora francesa de origen turco Kenizé Mourad, el cual fue un éxito comercial en Europa.

Pero, los libros según Muchnik debían conservar su esencia, ser elegidos por su calidad literaria. Para él primaba el contenido más que los números en ventas. Por eso, su lema editorial era “un libro se publica si es bueno, no se publica si no lo es, y toda consideración comercial ha de plantearse después de la decisión puramente literaria”. 

Según Muchnik, en esta era digital la edición ha cambiado su norte, se ven libros con poco texto y numerables erratas en las pocas hojas de los libros, bien sea por los programas usados para respaldar la función del editor, como por centrar la atención a cómo se ve y no de qué se trata. 

A sus 91 años partió Mario Muchnik, en ellos consolido numerosas obras y aprendizajes para el gremio, que nos muestra la historia misma de la industria editorial. 

Ir a noticias